Cuando hemos crecido bajo la creencia que el Amor es sinónimo de sufrimiento, dolor, egoísmo, sometimiento, control y  una profunda necesidad por el otro; somos propensos a tener relaciones basadas en la dependencia emocional.

  • ¿Cuándo te conviertes en  un adicto emocional?
  • ¿Por qué se genera y cómo salir de la dependencia emocional?

¿Alguna vez  te has puesto a pensar que el Amor es como una especie de  droga? Te excita, pero a su vez crea una fuerte dependencia, convirtiéndote en un adicto. Cuando identificas  y tomas conciencia que amas más de la cuenta y que ese “amor” que dices sentir y dar  te lastima y te daña, puedes identificar  que sufres de dependencia emocional; pues necesitas  herirte emocionalmente para estar bien y requieres a diario de una “dosis” así como el drogadicto para vivir. Esa dosis puede ser Rechazo, manipulación, control, maltrato, desprecio etc.

Generalmente en todas las relaciones hay una persona que ama más que la otra, la persona que tiene la necesidad mayor es la que sufre esta adicción, por el contrario el que ama menos es el encargado de suministrar la “dosis de amor” por lo tanto sabe que tiene el poder para manipular y controlar el suministro de esta droga. En este orden podemos decir que la persona dependiente se caracteriza por vivir en una relación basada en el  miedo, los celos y el  temor a perder su “dosis y a ser abandonada. Con elementos  tan marcados como los ya mencionados es imposible hablar de amor, ya que son relaciones que no tienen principio ni final, son círculos viciosos que terminan por debilitar mayormente a uno de los dos hasta hacerle perder su dignidad, amor propio el derecho a la libertad y por consiguiente a ser feliz.

Recuerda que…

  • Hay dependencia emocional cuando tu relación se basa en el miedo y el control

  • Miedo al abandono por eso permito el maltrato en todas sus formas

  • No concibo la vida sin esa persona a mi lado

  • Se desarrollan rasgos negativos de la personalidad (celos, Posesión, irrespeto, envidia, manipulación, egoísmo)

La dependencia emocional puede originarse desde la niñez, cuando se empiezan a abrir las primeras heridas emocionales  por diversas pérdidas, maltratos o ausencia de elementos determinantes como el amor en el núcleo familiar; al pasar el tiempo estas heridas se esconden y camuflan bajo relaciones de este tipo. Hoy hay buenas noticias, es posible dar el giro entendiendo que el amor y las relaciones en todas sus formas solo serán posibles cuando te sanas y perdonas  tu primero emocionalmente, desarrollando un profundo amor y respeto por el ser más  valioso y especial que eres tú,  solo cuando te amas es posible amar al otro sin miedo a perder

  • Tu felicidad no depende de otra persona, está en tus manos es tu responsabilidad y parte de hacerte feliz a ti mismo primero
  • Cuando descubres tu valor, quien está a tu lado te acompaña a disfrutar este viaje llamado vida, no llega  para completarte.
  • Eres el resultado de tus decisiones y elecciones
  • Cuando aprendes a amarte a ti mismo es imposible que permitas el  maltrato o dolor en una relación. No es negociable
  • Nadie es responsable por tu vida más que tú

Sandra  Rodríguez