EL PERDÓN ES LA PUERTA A LA LIBERTAD

 ¿Y Si  Eliges Perdonar Hoy y conceder el Perdón?

¿Alguna vez te has sentido pesado o has experimentado en tu cuerpo la sensación de cargar muchos bultos de cemento sobre tus hombros? Pues algo muy similar ocurre cuando por años has cargado con el peso no en tus hombros sino en tu corazón del resentimiento, la amargura, el dolor, el odio, la tristeza, la culpa y que día a día semana a semana mes a mes y año tras año han generado una profunda raíz llamada falta de perdón.

Hoy hay buenas noticias para ti!!! El Perdón nunca será un sentimiento que salga de lo más profundo de tu ser y que fluya con total libertad de tu alma, por el contrario será una decisión que determinaras escoger y elegir responsablemente para volver a nacer y darte la oportunidad de  vivir  en libertad,  pues para eso viniste a esta tierra para ser feliz y no cargar sino únicamente con los regalos que el universo ya preparo para ti.

Debes comprender que perdonar es un acto sublime del espíritu que a su vez cuesta soltar de manera espontánea y abierta, ya que se constituye como una atadura por diversos sucesos como: traiciones, palabras, abandono, personas y sentimientos que nos marcaron e hicieron daño en algún momento de la vida.

¿Pero que es realmente perdonar?

El perdón no es más que la reconciliación con tu propia libertad, es un acto de amor propio y es el pasa bordo que nos lleva con rumbo directo al amor y a la sanidad de nuestro ser. Perdonar es cortar y soltar el ancla que ha mantenido estática  y paralizado el barco de tu vida por mucho tiempo.

¿Cómo podrías empezar a perdonar?

Empieza por perdonarte  y reconciliarte contigo, deja ir el pasado y entiende que  hiciste lo mejor  en ese momento; con la conciencia y el conocimiento que tenías. Ahora estas  cambiando para vivir de manera diferente este gran viaje que se llama vida. Aprende a perdonar y a conceder también este hermoso regalo ya que es un aprendizaje que te dejara ver la grandeza de tu espíritu y no de tu voluntad.

El perdón ocurre cuando nos damos cuenta que en realidad no había nada que perdonar, sino algo que comprender

El perdón no se trata de aceptar o excusar el comportamiento del que me lastimó, se trata de dejarlo ir, liberarlo y evitar que ese comportamiento destruya mi corazón.

Y la invitación para ti hoy es de…

Perdonarte por mentirte tantas veces a ti mismo

Perdonarte por dejarte de últimas y no creer que mereces ser  el primero

Perdonarte por no verte al espejo más seguido y decirte cuanto te amas

Perdonarte por no tener tiempo para ti

Perdonarte por mentirte a ti mismo infinidad de veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *